ARTÍCULOS

Razones de fracaso de los emprendimientos

Eduardo Castejón, egresado en Estudios Liberales por la Universidad Metropolitana especializado en América Latina y su relación con China, y Gabriel Bravo, Magister en Finanzas y Profesor del Curso Online de Finanzas para Emprendedores.– 

Muchos motivos llevan al cierre de diferentes empresas, muchas veces incluso de las que ya están establecidas. Desde Val-u te alertamos de las principales razones del fracaso de los emprendimientos.

Fuente: Alto Nivel

Eduardo Castejón, egresado en Estudios Liberales por la Universidad Metropolitana especializado en América Latina y su relación con China, y Gabriel Bravo, Magister en Finanzas y Profesor del Curso Online de Finanzas para Emprendedores.– 

Quisiera que el presente artículo sirva como lista de verificación para cualquier emprendimiento naciente sobre todo en Venezuela y América Latina. Nuestra región es fecunda para nuestros proyectos y otorga buenas oportunidades para aquellas iniciativas que aprovechan bien sus recursos y evitan al máximo las pérdidas y errores. Espero que te sea útil a ti, aventurero del mundo de los negocios. Sin más que agregar, aquí vamos:

Falta y deficiencia del modelo de negocio

Trazar el esqueleto de nuestro emprendimiento es fundamental, y no establecer con cuidado de dónde salen los recursos del negocio, sus datos clave o cómo era su funcionamiento interno de cara al cliente. El plan de negocio no sólo dicta la operación en sí de la empresa, sino también cómo evitar errores y aprovechar oportunidades; CBInsights expone que esta es una de las razones más citadas para el fracaso de las Startups, como fue el caso de  Bluesmarty y Chef’d, iniciativas de tecnología de viajes y comida a domicilio, respectivamente.

Falta de registros y seguimiento contables

Una de las actividades más neurálgicas de cualquier proyecto es su contabilidad, fallos y desorden recurrentes en las cuentas de una organización pueden condenar su desempeño y llevarla al fracaso simplemente porque no será posible conocer su situación financiera y resultados para saber si sus recursos están siendo utilizados adecuadamente. Ejemplos de este fallo son Auctionata y Tecnologías Skully, la cual también fue víctima de fraude contable.

Mala cultura corporativa y errores recurrentes en la gerencia

Muy de la mano con el punto anterior, un organigrama empresarial incoherente y una gerencia ineficiente y desinteresada son receta del desastre. También he visto y es habitual escuchar cómo empresas, sobre todo familiares, son mal administradas y terminan desapareciendo. O también es recurrente que jefes inflexibles, abusivos con sus empleados y además con poca capacidad de adaptación a los cambios perjudiquen a su emprendimiento, que aunque puede generar cierta rentabilidad, no termina de alcanzar todo su potencial. Quizá fue en definitiva uno de los errores de Vancouver Shoes o de RealTime Worlds.

Falta de liquidez

Ambos errores anteriores pueden causar esto, que no es más que falta de efectivo con el cual asumir los compromisos del emprendimiento, aprovechar nuevas oportunidades o incluso sostener su nómina. También puede verse como la incapacidad de financiar la compañía, ya sea por desconfianza de los inversores o por desinterés de los bancos en ofrecer créditos; en definitiva, un deal-braker. Como ejemplos tenemos a la islandesa Wow Air o la plataforma Backplane.

Ignorar al cliente

En mi opinión va muy ligado al punto sobre mala cultura corporativa y supone un error fácil de ignorar incluso para marcas y empresas establecidas y es, sin dudas, garrafal para nuevos emprendimientos. Este punto se refiere no sólo a no escuchar al mercado sino a los clientes que ya hemos capturado, recuerda tomar en cuenta que es 10 veces más costoso captar un nuevo cliente que mantener a los que ya tienes. No se trata de modificar la cultura corporativa por los caprichos de un cliente, sino de atender sus necesidades y ofrecer soporte en la medida de lo posible. Personalmente opino que mientras más estrecha y personalizada sea nuestra relación con el cliente, mejor nos irá.

Desconocimiento de temas regulatorios y de impuestos

Puede ser uno de los asuntos más engorrosos a la hora de establecer y mantener tu compañía, pero definitivamente es de gran importancia, pues en el mejor de los casos puede suponer una multa o advertencia incómoda y que te haga perder dinero. Lo más recomendable es hacerse asesorar por un abogado en estos temas o bien tener uno en tu red de contactos que pueda ayudarte. Este punto también ha supuesto problemas a grandes empresas, y para emprendimientos jóvenes puede ser letal. Este es el caso de las firmas de servicios médicos Singulex y uBiome, pues ambas sufrieron investigaciones que las llevó a cerrar (CBInsights)

Falta de seguimiento en la estructura de costos

La elaboración de presupuestos y llevar un control sobre la utilización de recursos puede generar déficits importantes que, a largo plazo, pueden perjudicar la operatividad del negocio. Es por ello que se deben identificar, en función a la proyección de ingresos esperados y a los requerimientos a corto plazo, los costos fijos, variables y los gastos operativos con el objetivo de mantener los márgenes de ganancia y lograr predecir de manera más eficiente los flujos de efectivo. Justo esto fue lo que llevó a empresas como Hollar, de compras en línea y Naya Health, de salud, a cerrar operaciones.

Desconocimiento de la estructura de capital óptima

Las fuentes de financiamiento a las que puede acceder un emprendedor para realizar sus inversiones y que así su emprendimiento crezca son diversas si sabe con cuáles recursos cuenta, con quien puede negociar, sus características y sus riesgos. Es cuestión de preguntarse: ¿Puedo aportar todo yo mismo o necesito recursos ajenos? ¿Busco un socio que participe en mi negocio o solo alguna asesoría? ¿Mi emprendimiento genera el efectivo suficiente para cumplir con los compromisos financieros? En función a estas respuestas es posible identificar si es necesario acudir a deuda, a capital propio o si es posible hacer una combinación o mix, ya que de lo contrario se podría llegar a una situación de insolvencia y una posible quiebra al no poder cumplirle a los acreedores y a los accionistas, además de la pérdida de credibilidad que esto conlleva. Un ejemplo de este error es Wonga.

Fallar en definir el mercado objetivo/ideal

Resulta fundamental para cualquier organización fijarse sus propósitos y a quién van dirigidos sus esfuerzos. No basta con tener en mente tu cliente ideal, sino definirlo bajo todos los parámetros que sean posibles y evaluar, al tiempo que se desarrolla el emprendimiento, quiénes son los clientes captados y cuáles son los potenciales, pues ello puede evolucionar con el tiempo, el éxito de muchas iniciativas puede proyectarse por cuán a la medida de sus clientes esté su servicio o producto.

 El mercado no necesitaba el producto

Relacionado con el punto anterior, aquí nos encontramos con un punto que puede resultar fácil de determinar antes de iniciar cualquier proyecto pero que, una vez iniciado, resulta muy difícil de asumir. La web Entrepreneur comenta que esto puede venir dado por tratar de capturar mercados sin competidores pero cuya demanda no es suficiente para sostener nuestra oferta, la conclusión, que también aplica para el punto anterior, es hacer un estudio completo para identificar a tus potenciales consumidores. De acuerdo con CBInsights, este punto significó el fin para Shoes of Prey y Pillow and ApartmentJet.

Mal timing.

Va de la mano con el punto previo y quiere decir que: o el momento de introducción del producto o servicio por parte de emprendimiento no era idóneo por el contexto del mercado (crisis económica, escasez de insumos o temporada incorrecta) o el mercado mismo no estaba lo suficientemente maduro para su introducción, algo así como tratar de vender carros eléctricos en el tercer mundo o vender chaquetas al comenzar verano. El mal timing significó el fin de proyectos como Starsky Robotics o Yeloha.

Ser superado por la competencia

Puede que una de las razones más poderosas pues suelen haber pocas opciones que tomar cuando tu competidor es más poderoso que tú, ya sea porque tiene muchos más recursos, una marca más sólida o una tasa de absorción del mercado irresistible. A veces incluso, y hay evidencia muy reciente, el fin de tu emprendimiento puede ocurrir porque un competidor ha decidido de plano sacarte del mercado, ejemplo de este tipo de competencia agresiva han sido Facebook o Apple, que en varias ocasiones terminan por absorber a competidores directos e incluso potenciales. Ejemplos son Vicis, una fábrica de cascos de fútbol y 8tracks, una plataforma de streaming de música.

Altas barreras de entrada

Suelen no depender del emprendimiento o de las personas que lo componen, pero el no contemplar esta realidad implica es sin dudas un error para cualquiera que quiera ofrecer un producto o servicio al mercado. Las altas barreras vienen dadas por la realidad del país, de la industria o de la elasticidad en la demanda. Un ejemplo clásico de altas barreras de entrada al mercado son los cementerios.

Gabriel es Magister en Finanzas y Profesor del Curso Online de Finanzas para Emprendedores.

Eduardo es egresado en Estudios Liberales por la Universidad Metropolitana y se especializa en América Latina y su relación con China

Déjanos tu comentario

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
×