ARTÍCULOS

¿Qué podemos aprender de Warren Buffett en estos tiempos de incertidumbre?

Autor: José Miguel Farías

Créditos: @Barrons en Instagram

La fuerza de la caída en los mercados bursátiles en estas últimas 4 semanas nos ha sorprendido a todos. Más aun, el sentimiento de complacencia que precedió al mercado alcista más largo de la historia se ha difuminado en el mismo periodo de tiempo y ahora es el miedo y el pánico el sentimiento general que rodea a los inversionistas. Y es probable, que no haya nada que logre cambiar la situación de un día a otro ya que las emociones de los inversores siguen al rojo vivo.

Haríamos bien en no intentar poner ciegamente la mano debajo de un cuchillo que parece estar en plena caída. Esa sería la primera recomendación. Con esto, quiero destacar que es importante no invertir a toda costa después de las caídas y pensar que entramos a un buen precio. Cierto es, como bien han comentado una serie de grandes gestores, entre ellos Howard Marks, que ya estamos a un nivel interesante y no es mala idea pensar en ir construyendo una cartera. Pero la recomendación en estos momentos de pánico es que resulta mejor hacerlo en etapas y repartiendo la cantidad de la que disponemos.

¿Por qué lo digo? Pues porque no existe ninguna garantía que las bolsas estarían formando ya un suelo a estos niveles. El mercado es un péndulo que oscila constantemente entre un pesimismo injustificado y un optimismo insostenible, ninguno de los dos puntos son realmente donde se encuentra, siempre es un punto medio, pero hasta tanto el mercado se encuentre sesgadamente en uno de los extremos, siempre será recomendable no tomar una posición tan agresiva en torno a la compra o venta de acciones en él.

Mark Twain dijo una vez: «La historia no se repite, pero a menudo rima»

En la situación actual, esta afirmación no podría ser más relevante. El mundo está pasando por un tipo de cierre completo en su actividad económica, algo sin precedentes. En esta etapa, es imposible decir cuándo o cómo terminará. Sin embargo, podemos mirar hacia atrás a la crisis financiera de 2008 como una guía de lo que se puede esperar como inversionista, y para asesorar sobre cómo ver la situación actual. La Carta a Accionistas de 2008 de Warren Buffett a los accionistas de Berkshire Hathaway ofrece en estos momentos una gran brújula.

-Los pensamientos de Warren Buffett durante la Gran Recesión-

En su carta anual de 2008, el Oráculo de Omaha no perdió tiempo en exponer sus puntos de vista sobre la situación económica.

«Para el cuarto trimestre, la crisis crediticia, junto con la caída de los precios de las propiedades y las acciones, había producido un miedo paralizante que se apoderó del país», escribió en los primeros párrafos de la carta.

Continuó: «Se ha producido una caída libre en la actividad comercial, que se aceleró a un ritmo que nunca antes se había presenciado. Los Estados Unidos y gran parte del mundo quedaron atrapados en un círculo vicioso de retroalimentación negativa. El miedo llevó a la contracción de los negocios, y eso, a su vez, llevó a un miedo aún mayor».

 

¿Veremos el mismo tipo de miedo y contracción esta vez?

Es muy probable. Las empresas de todo el mundo ya están despidiendo a cientos de miles de empleados. Los inversores están vendiendo todo lo que pueden, y los bancos centrales, así como los gobiernos, están lanzando todo su arsenal para evitar una recesión abrupta en la economía. En tiempos como estos, las palabras de Buffett proporcionan algo de consuelo:

«En medio de estas malas noticias, sin embargo, nunca olviden que nuestro país ha enfrentado peores dificultades en el pasado. Sólo en el siglo XX, nos enfrentamos a dos grandes guerras (una de las cuales al principio parecía que estábamos perdiendo); una docena de pánicos y recesiones; una inflación virulenta que llevó a un tipo de interés del 21,5% en 1980; y la Gran Depresión de los años 30, cuando el desempleo osciló entre el 15% y el 25% durante muchos años. Estados Unidos no ha tenido escasez de desafíos.

Sin embargo, sin falta, Buffett destacó en su momento que tales desafíos fueron superados. Frente a esos obstáculos, y a muchos otros, comentaba en la carta a accionistas de Berkshire que el nivel de vida real de los estadounidenses mejoró casi siete veces durante el siglo XX, mientras que el Dow Jones Industrial pasó de 66 a 11.497 puntos. Asimismo y  aunque el camino no había sido fácil, colocó en una balanza afirmando que el sistema económico ha funcionado extraordinariamente bien a lo largo del tiempo y que seguiría haciéndolo.

Reflexiones finales: ¿Qué podemos sacar de las palabras de Buffett?

No importa lo mal que se pongan las cosas, los inversores deben tener en cuenta estas palabras de Buffett. No sabemos si estamos al principio, en medio o al final de los efectos negativos que trae consigo el brote del coronavirus. No sabemos cuánto sufrirá la economía, o cómo será la recuperación. Sin embargo, en este ambiente, es crucial permanecer enfocados en lo que importa. Como escribió Buffett en su carta de 2008, él y su socio, Charlie Munger, se centran en cuatro objetivos en los buenos y en los malos tiempos, y que en líneas generales, pueden enfocarse en la posición financiera de la compañía, que es como una fortaleza, con enormes cantidades de exceso de liquidez.

Para los inversores habituales, estos consejos pueden interpretarse de la siguiente manera

1. Concéntrese en el efectivo y no pida prestado para invertir.

2. Invierte (cuando puedas) en negocios de alta calidad con flujos de ganancias duraderos.

3. Busca otras oportunidades en el mercado de valores o en el mercado de trabajo.

4. Invierte en ti mismo. Es la mejor inversión que puedes hacer.

Las crisis económicas van a existir siempre, por eso hay que intentar tener en cartera compañías que aguanten todo: los booms, las crisis, los conflictos bélicos o en este caso, las pandemias. Históricamente, las inversiones en bolsa han sido «la manera más rentable de conservar los ahorros en los últimos 150 años, y en los próximos 150 no va a cambiar mucho ». Eso sí, hay que aprender a sobrellevar los vaivenes que atraviesan los mercados, y estar lo mejor posicionados posible para recuperar cuanto antes la rentabilidad.

 

José Miguel es Director de Finanzas en Rendivalores y Gestor de Fondos en Arca Asset Management.

Share This
×