ARTÍCULOS

¿Mejor que una historia de amor?

Ramón Márquez, ingeniero de Producción de la Universidad Simón Bolívar y especialista en Finanzas Corporativas por la misma casa de estudios.-

A veces pensamos que la innovación son productos complejos como carros voladores, pero la verdadera se basa en resolver los problemas de las personas de forma eficiente y constante.

Foto cortesía de: Andy Freeberg – Getty Images

Ramón Márquez, ingeniero de Producción de la Universidad Simón Bolívar y especialista en Finanzas Corporativas por la misma casa de estudios.-  Año 1994, un joven matemático de la provincia China de Shandong de nombre Eric Yuan que hacía vida en Japón, tuvo la oportunidad de escuchar una conferencia de Bill Gates. Esto lo inspiró a emigrar a Silicon Valley  en 1997 para formar parte del rápido crecimiento que estaban teniendo las compañías de tecnología, el famoso “Tech Boom”. Pero para ese momento Yuan hablaba muy poco inglés, por lo que tuvo que aplicar 9 veces hasta obtener la visa americana.

Cuando finalmente pudo llegar a los Estados Unidos se unió rápidamente como programador a una startup de videoconferencias llamada Webex, está se convertiría en uno de los protagonistas del mercado, tanto así que en 2007 sería adquirida por Cisco Systems por 3,2 millardos de USD. Yuan siguió trabajando para mejorar el software y al mismo tiempo escaló rangos en la compañía hasta llegar a Vicepresidente de Ingeniería. Bajo su mando las ventas anuales superaron los 800 Millones de USD, Webex no era solo una de las primeras herramientas para videoconferencias, sino también la más completa, un verdadero “Homerun”.

Sin embargo, no era perfecta, de hecho tenía muchos problemas, la conexión era inestable, el audio y video podían retrasarse, pero no había un verdadero competidor en el mercado que amenazara su crecimiento. Yuan consciente de estos problemas y con una visión de crear una aplicación útil no solo para ordenadores, sino también para móviles y tabletas, presionó a sus superiores para implementar de inmediato estos cambios.

Pero su proyecto fue rechazado, Yuan decide renunciar en 2011 y fundar su propio negocio ¿Cómo lo llamo? Zoom. Por suerte no estaba solo, muchos de los ingenieros de Webex se fueron con él y además, tuvo la confianza de varios inversionistas, lo que le permitió levantar 3 Millones de USD  para construir la primera versión.

Zoom vs el mundo

¿Pero que hizo Yuan tan bien para que la empresa logrará competir, no solo contra sus jefes anteriores sino también contra gigantes como Microsoft con Skype y Apple con Face Time? La clave está en saber escuchar.

Foto cortesía de: Danny Kosaih

Antes de irse de Cisco comentó que pasó mucho tiempo comunicándose directamente con los clientes de Webex, afirmando que estaba muy decepcionado porque no encontró ninguna persona feliz con el producto. Con todas las quejas y problemas recibidos Yuan construyó una dirección, las resumió todas y se dedicó a desarrollar una aplicación que las resolviera.

En menos de dos años, para enero de 2013, lanza la primera versión siendo un éxito inmediato, en dos meses ya contaba con 1 millón de usuarios. Zoom resolvió los problemas de conectividad, su bajo manejo de data permitía su uso, inclusive en conexiones lentas e inestables. Agregó la posibilidad de tener videoconferencias en alta definición. Estaba disponible en dispositivos móviles y su versión en la web era compatible con cualquier navegador. Todo esto a un precio por debajo de sus competidores.

Pese al rápido crecimiento Zoom no perdió su foco: el cliente. Yuan inclusive respondía directamente quejas de usuarios desde su cuenta de personal de Twitter.

Para 2017 Zoom ya tenía una valoración de 1.000 millones de USD, pero a diferencia de muchos “unicornios” de la década, era rentable, mostrando ingresos año tras año. Era el momento de ir a la bolsa. En abril de 2019 se convierten en una empresa pública con una valoración de 16.000 millones de USD. Lo demás es historia, en tan solo 14 meses gracias al incremento en la demanda de las videoconferencias debido a la pandemia ya alcanzan los 63.000 millones de USD y desde inicio de año sus acciones se han apreciado 205%.

Por su parte, al día de hoy Yuan posee 22% de la compañía con un patrimonio estimado de 7,8 millardos de USD.

Zoom, si bien actualmente está lidiando con ciertos problemas en su seguridad, es un ejemplo de cómo el éxito de las empresas depende de su capacidad de satisfacer las necesidades sus clientes. A pesar de competir en un mercado que parecía estar ya saturado y con los competidores más difíciles, la visión determinada de Yuan les llevó a desarrollar un producto mucho más completo, más fácil de usar, que a los ojos de sus  usuarios no tiene comparación.

A veces pensamos que la innovación son productos complejos como carros voladores, pero la verdadera se basa en resolver los problemas de las personas de forma eficiente y constante.

Para conocer más historias de empresas no te pierdas nuestro podcast, Networking de Ideas, todos los martes.

Ramón es ingeniero de Producción de la Universidad Simón Bolívar y cuenta con una especialización en Finanzas Corporativas por la misma casa de estudios.

Share This
×